Ir al contenido ↓ Ir al menú ↓


Búsqueda

Seleccione el tamaño de letra que desea para la página:


Sábado 28 de mayo de 2016


Situación actual en la web:
Villaluenga del Rosario > Turismo > Historia

Historia

Villaluenga del Rosario estuvo ocupada por los musulmanes desde el año 716 al 1485, fecha en la que Don Rodrigo Ponce de León, Marqués de Cádiz y duque de Arcos de la Frontera, se le arrebata a los árabes, concediéndole por ello los Reyes Católicos el Señorío de la “ Serranía de Villaluenga”, siendo esta la capitalidad de las siete villas, según se consigna en el privilegio fechado en Jaén el 11 de Enero de 1498.

Se cree que el nombre de”Villaluenga” lo recibió de la forma alargada y estrecha que presenta el casco de la población. Y del “ Rosario” se añadió posteriormente en el siglo XVIII, debido a la arraigada devoción que los habitantes profesaban a la Virgen del Rosario, bajo cuyo patrocinio se puso a partir de esta fecha.

Es cuna de eminentes poetas y literatos, entre los que se destacan, Don Juan Miguel Pérez González, Obispo que fue de Gerona, Don Pedro Pérez Clotet, Don Rafael García García , etc.....

Villaluenga se encuentra situada la Noroeste de la provincia de Cádiz, más alta que las nubes, emergiendo directamente de la roca, próxima a los 1.000 m. de altitud sobre el nivel del mar, le hace ser el pueblo mas elevado de su provincia y comarca.

Su clima mediterráneo es seco en la época estival, pero sin embargo el índice de pluviosidad de toda esta cordillera es la mayor de la Península, registrándose una media anual de 2.516 m.m, llegándose a producir grandes nevadas en invierno.

El cuidadísimo y pulcro de Villaluenga del Rosario, se arrebuja armónicamente entre sí, sobre calles empinadas que se prolongan hasta intimar con los peñascos y la vegetación. Sus casas recoletas de tejados ondulados, donde se posan chimeneas, angostos postigos, fachadas blancas, floridos balcones. , forman un conjunto pintoresco y armónico, que exaltado por las nieves del invierno, hacen que este paisaje penetre en el alma del poeta y en las pupilas del pintor.

Entre las calles del núcleo puede verse casi siempre el protagonismo del impresionante macizo rocoso sobre el cual está asentado.
 



Destacados


Ir al comienzo ↑